Miguel Vieito, Implicaciones legales del manejo de datos de pacientes en Big Data

Investigador jurídico y consultor legal especializado en Derecho Sanitario (Investigación y clínica), Derecho y nuevas tecnologías y Derecho y personas con discapacidad. Proactivo, dinámico, y con interés en la participación en ideas novedosas, con nuevos enfoques sobre temas jurídicos de actualidad.Licenciado en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela en 2003, y Máster por la misma Universidad en 2012. Entre 2013 y 2014 fue miembro del Grupo de Investigación “Marco jurídico del contexto socio-económico actual (DerEcoSoc)” y desde 2014 del “Grupo de análisis jurídico-económico (Eco-Iuris. GI-2037), ambos de la Universidad de Santiago de Compostela.

Miguel Vieito nos aclara todas las dudas de cara a las implicaciones legales del manejo de datos de pacientes y todo lo que conforma el Big Data y el acceso a las nuevas tecnologías.

Este jurista se declara un poco pesimista de cara al uso de las nuevas herramientas tecnológicas en el ámbito sanitario, por todo lo que implica el procesamiento, almacenamiento de los datos de los pacientes y su posterior uso.

Primeramente nos refiere a todas las normativas, leyes, decretos… que hay que tener en consideración a la hora de la protección de datos en pacientes. Nos recuerda que el tratamiento de datos de pacientes para su exportación o en materia de investigación, deben estar anonimizados y que debemos garantizar ese anonimato, es decir, que si la utilización de datos que estamos haciendo, permite inferir la identidad de un sujeto en el proceso, ese proceso no es válido, la técnica no puede permitirse identificar al sujeto. También se debe garantizar los derechos de los pacientes a poder decidir si se hace o no uso de sus datos, si pueden rectificarlos, o pueden eliminarlos.

Tenemos que tener en cuenta que los procesos que diseñamos tienen que tener por defecto un máximo estándar de seguridad sin que paciente o usuario tenga que andar hurgando en una aplicación para elevar los estándares de seguridad.

Miguel da datos que invitan al debate, ya que él opina que el sistema tecnológico no llega al total de la población, pone de ejemplo Galicia con el uso de É-Saúde, un sistema innovador donde los pacientes pueden acceder a sus datos sanitarios, pero excluye a sectores como las personas de más de 65 años, que son sobre el 24,3% de la población y que para ellas no es accesible este sistema, también las zonas rurales donde no hay conexión a internet o el resto de la población que no pueden comprar un ordenador o un smartphone quedan marginados de la utilización de estas nuevas tecnologías.